China toma la delantera en IA en el diagnóstico real a la población

La empresa Ping An Good Doctor lleva desde el año 2014 desarrollando una inteligencia artificial capaz de realizar un proceso diagnóstico clínico y proponer un tratamiento. Sería el primer médico virtual que ejerciera en el mundo y se prevee que en pocos años existan nuevos millones de estos médicos especialistas por todo el mundo.

 

Ping An Good Doctor.

La empresa China Ping An Good Doctor fue fundada en el año 2014 por Wang Tao con su sede central en Shangay aunque dispone ctualmente sedes por las principales ciudades chinas. Se trata de la división médica de la empresa “Ping an” que ofrece servicios de atencion sanitaria desde la principal plataforma de diagnóstico on  line ya que cuentan en el momento actual con más de 200 millones de usuarios (datos obtenidos de Chrunchbase).

Hace un año instalaron la primera consulta de asistencia virtual. Se trata de un espacio privado de unos 3 metros cuadrados donde se realiza la consulta entre el paciente real y el “profesional médico” virtual. Se trata de una inteligencia artificial (IA) desarrollada de manera progresiva y que cuenta con un desarrollo conceptual a partir del conocimiento de un plantel de médicos expertos y un entrenamiento con un número ingente de casos.

 

El proyecto.

Tras la primera fase inicial con una consulta única, la empresa ha anunciado a principios de este mes de enero, el inicio de su segunda fase que consistirá en su expansión a 8 provincias chinas colocando nuevas de estas consultas en empresas, cadenas de farmacias, grandes superficies, comunidades de viviendas u otras zonas concurridas según noticias aparecidas en páginas web relacionadas con economía  y tecnología). Las claves del desarrollo de esta línea de trabajo nos la muestran en la página de MobiHealth News donde nos plantean las dos causas de este desarrollo asistencial sanitario a través de Inteligencia Artificial.

Por un lado la escasez de médicos en China y la dificultad en todo el mundo de generar profesionales médicos cualificados en corto tiempo. Además en China existe el problema del idioma que complica la importación de profesionales médicos procedenets de otras partes del mundo. Según datos publicados porMobiHealthNews, la Organización Mundial de la Salud estima que China tiene 1,8 médicos por cada 1,000 personas, en comparación con 2,5 por 1,000 en los Estados Unidos y 3,4 por cada 1,000 en Australia. Como segunda razón se encuentra que en el año 2016 se lanzó el proyecto Healthy China 2030  un plan estratégico de salud con horizonte en el año 2030 donde se establece que las políticas en salud y la mejora de la salud de la población son ejes prioritarios del gobierno chino.

Teniendo la salud como prioridad y una dificultad grande para conseguir profesionales cualificados a corto plazo, parece que el desarrollo de una IA en este contexto puede ser una solución estratégica.

Según datos publicados en el reportaje de Xataka la IA ha sido desarrollada por más de 200 expertos de todo el mundo y ha sido entrenada con más de 300 millones de consultas previas para su aprendizaje con lo cual cubre los procesos más prevalentes en la población china. Posiblemente su implementación progresiva va a hacer la mejora continuada de los procesos de la IA sea exponencial al exponerla a un número exponencial de nuevos casos. Una gran parte del entrenamiento de la IA se realizó con propia población china a travé sde una aplicación movil a través de la cual podíamos hacer consultas sobre salud a partir de síntomas previos y, en último extremo, contactar por videoconferencia con un médico.

 

Cómo funciona.

El paciente se introduce en la cabina de atención sanitaria y se enfrenta a una pantalla con un asistente virtual que va guiando la entrevista. Imaginamos que como todo sofware de asistencia o apoyo al diagnóstico clínico empezará con una serie de preguntas generales para ir acotando hacia procesos más específicos. Una vez que la IA ha llegado a un diagnóstico concreto a partir de la información suministrada por el paciente, se contacta por videoconferencia con un médico real quien verifica el diagnóstico y prescribe un tratamiento que puede ser adquirido en l propia cabina o se realiza una prescripción virtual para adquirirlo en una farmacia.

El proceso mantiene una participación profesional humana y es el médico (humano) quien asume en último término la responsabilidad del diagnóstico generado por la IA y quien prescribe un tratamiento. De esta manera lo que se hace es aumenta la eficiencia del trabajo de este profesional. Se me plantean numerosas preguntas desde la prespectiva de salud de un profesional europeo que ha sido formado y trabaja en el sistema público sanitario español:

  1.  Se plantean en numerosos artículos que la IA pueda acceder a parte del historial clínico del paciente para obtener resultados de pruebas complementarias realizadas, antecedentes personales y familiares o el tratamiento que esté tomando en la actualidad. Se tratan de datos básicos previos antes de establecer una estrategia diagnóstica. Este hecho en Europa sería imposible ya que se accederían a datos de alta confidencialidad. No se cómo será la legislación China a este respecto (ni siquiera si existe legislación). ¿Que riesgo existirá que una IA y una empresa privada relacionada con la asistencia sanitaria accediera a miles de datos de millones de pacientes sin anonimizar (ya que en este caso habría que identificar y relacionar los datos con un paciente concreto)?.
  2. Al final la IA, independientemente del número de datos previos que tenga, se posiciona como un sistema de apoyo o de ayuda al diagnóstico. La verificación del mismo se ha de realziar (por el momento) por un ser humano que es quien asume la responsabilidad del mismo y del tratamiento correspondiente.
  3. El médico humano solamente actúa en el último paso del proceso y es el proceso más complejo. Ha de verificar los síntomas, leer la entrevista, ver si el diagnóstico propuesto por la IA es plausible y confirmarlo. Además ha de prescribir un tratamiento… ¿ahorra tanto tiempo?. Personalmente si tuviera que hacer todo ese proceso invertiría un tiempo considerable en revisar todo el proceso y verificarlo. Aunque ahorrara mucho tiempo en cada uno de los pacientes, el sistema se ha desarrollado para ser más eficiente, es decir, atender a más población con los mismos recursos humanos; por lo que cada uno de los médicos verá a más pacientes…. no quiero ni siquiera pensar cómo puede ser la hoja de carga de cada uno de los médicos que está detras de las cabinas en cada jornada laboral.
  4. Por último… podemos tener datos de antecedentes personales y familiares, resultados de pruebas complementarias previas, un sistema muy afinado de anamnesis del proceso actual… pero ¿donde dejamos la exploración física?.

via GIPHY

Futuro.

El futuro nos dirá si estas intervenciones son exitosas. Pero no estoy seguro de que conozcamos toda la verdad.

  1. No se publicarán ni se darán a conocer los resultados negativos, pero sí los positivos.
  2. Existirán valores intangibles (relacionados con la calidad y calidez de la asistencia) que son muy difíciles de medir.
  3. Numerosos aspectos cualitativos quedarán sin valorarse.
  4. Aún en caso de gran éxito en China, las diferencias culturales son tan grandes que no se podría implementar en nuestro medio de la misma manera.

Sigo creyendo que un sistema de asistencia, apoyo o ayuda diagnóstica al servicio de los profesionales sin perder la atención presencial sí podría ser de gran utilidad:

  1. Propondría diagnósticos diferenciales no sospechados por el profesional. Lo cual disminuiría los riesgos y posiblemente aceleraría los tiempos en el diagnóstico de enfermedades menos frecuentes (ya que se pensaría antes en ellas).
  2. Posiblemente la derivación desde el primer nivel asistencial hacia nivveles superiores estaría más dirigida y razonada.

Pero de esto a cabinas de asistencia por una IA… hay una gran diferencia.