¿Datos de salud en manos de Amazon?

La semana pasada, una de las grandes empresas mundiales que actualmente se dedica ya a acasi todo, anunció que dispone de un software basado en inteligencia artificial, capaz de buscar datos concretos en los historiales médicos de pacientes.

 

Se trata de un sistema denominado Amazon Comprehend Medical. Se trata de un servicio que procesa lenguaje natural en cualquier formato a través de un sistema basado en inteligencia artificial de manera que puede buscar información concreta de un paciente determinado a través de análisis de textos no estructurados. Mucha d ela información clínica de un paciente está dispersa (hospital, centro de salud, anotaciones, laboratorios, pruebas radiológicas, wearables del propio paciente…) y mucha de ella en formatos poco útiles (texto plano, archivos pdf) de los cuales es más complicado extraer información. Este software dw Amazon lo que propones es “leer” e “interpretar” todo lo escrito y extraer de esa lectura información que algunas veces queda “atrapada” en el texto y es complicado que sea cuantificada.

Amazon Comprehend Medical es una aplicación directa de un proyecto que ya tenía esta empresa, Amazon Comprehend, que lleva tiempo aplicando sistemas de procesamiento de lenguaje natural para descubrir información y relaciones en un texto ya que Amazon Web Services hace bastante tiempo que ofrece servicios similares de análisis de textos mediante inteligencia artificial en otros ámbitos, pero esta es la primera vez que se adentra en el mundo de la salud. Por el momento la compañía lo ha publicitado como un sistema eficiente orientado a las empresas farmacéuticas y proovedores de salud públicos o privados y compañías aseguradoras que sirve para extraer datos clave de registros médicos de pacientes y así ayudar a proveedores de atención médica e investigadores a ahorrar dinero, tomar decisiones de tratamiento más eficientes y seguras y administrar ensayos clínicos.

Sobre la teoría esto es cierto ya que la inteligencia artificial sería capaz de interpretar datos en cualquier formato dando igual que sean estructurados o no estructurados y de esta manera ser capaces de tomar más decisiones en menos tiempo.

Amazon nos explica en su propia página web los beneficios de este servicio:

  1. Extrae información médica de forma rápida y precisa. A partir de cualquier tipo de documento
  2. Proteger la información del paciente. Amazon nos asegura que cumple todas las normas de seguridad y protección de datos y además que no almacena datos de sus clientes
  3. Disminución de costes en el procesamiento de documentos médicos.

Exactamente lo que hace es “leer” todos los informes médicos independientemente del tipo de archivo que almacene esta información y es capaz de clasificar la misma. De esta forma nos podría dar información sobre diagnóstico, tratamiento, resultados de pruebas de un paciente concreto o el nombre de pacientes que cumplieran unos requisitos previos determinados en las categorías anteriores.

Con todas estas funciones se nos proponen tres posibles casos en los que esta herramienta podría ser de gran ayuda.

  1. Seguimiento de grandes cohortes. Los estudios de cohortes están siendo muy interesantes para procesos en los que se está obteniendo grandes resultados en expectativas de vida con nuevos tratamientos como es el caso de la oncología. El seguimiento de estas cohortes cada vez es más largo en el tiempo e involucra a muestras más grandes. Este tipo de programas de procesamiento de datosharía el trabajo más sencillo y los protocolos de investigación se simplificarían al poder extraer información de los propios informes clínicos.
  2. Apoyo a las decisiones clínicas. Con sistemas expertos es posible extraer relaciones que con ensayos clínicos convencionales es muy difícil extraer ya que uno de los límites suele ser el tamaño muestral. El Big Data es capaz de combinar datos ingentes en cualquier tipo de formato y combinarlos generando correlaciones que pueden influir en la toma de decisiones clínicas a futuro.
  3. Medira d ela codificación de procesos. No solo en la propia codificación en sí misma, sino en la evaluación de costes por proceso y medida de la eficiencia de cada una de los actos llevados a cabo.

Esto a priori es perfecto ya que permite que no se pierda muchísima información que está desestructurada y en diferentes bases de datos y que puede ser crucial para la toma de decisiones o para hacer estudios científicos. Pero… siempre hay un pero…¿Qué ocurre cuando el texto o textos que se van a analizar y procesar tienen datos altamente sensibles y confidenciales como son los datos en salud de una persona? ¿ y si esos datos están en manos de empresas que pueden tener otros intereses más allá de la salud de los afectados?.

Grandes firmas del sector como Roche, Deloitte, PWC y Fred Hutch están utilizando esta herramienta.

La forma en la que Amazon están comercializando la herramienta es muy interesante ya que cobra por análisis mediante la subida de los informes a su plataforma. Actualmente la industria farmacéutica es una de las grandes promotoras de investigación clínica y dispone de numerosa información (¿anonimizada?) sobre pacientes. Por otro lado los proveedores privados de salud disponen de numerosa información clínica.

Parece ser que esta forma de hacer choca frontalmente con la legislación de protección de datos europea según este reportaje de ABC en el que nos cuentan más de este servicio.

Lo que está cada vez más claro es que la salud y los datos que genera son cada vez más interesantes para empresas de sectores que no tienen que ver con la salud, sino con la gestión de información… y la información (no tanto su obtención, sino la capacidad de difundirla) es poder.