De regreso

Tras las vacaciones el regreso…. ¿vacaciones?

y hablo así porque durante el periodo de verano solamente he disfrutado de una semana de vacaciones, es decir, que he estado trabajndo en la consulta y en otras muchas cosas de las que os iré hablando. Pero vayamos por partes.

En esta primera entrada, y sin querer dar una imagen de victimismo profesional, me gustaría relatar experiencias que he vivido y he oído sobre la precariedad laboral de los médicos (extensibles a otras profesiones sanitarias) durante los meses de verano. En esta época del año se juntan la mayoría de loos periodos de vacaciones de los profesionales sanitarios (al igual que en muchas o tras profesiones). Los saitarios tenemos también familias y, a veces, los periodos de vacaciones se tienen que hacer coincidir con la pareja y en caso de haber hijos, en periodos no docentes.

Por ese motivo no es raro que la mayoría de las vacaciones de los profesionales sanitarios coincidan en los meses de julio y agosto.

Hay dos problemas:

  1. Ausencia de profesionales para suplir a los profesionales de vacaciones: Llama la atención que el país que forma a un gran número de profesionales sanitarios tenga problemas de obtenerlos en sus bolsas de trabajo. Solo encuentro dos razones para ello: la primera es que muchos vayan a otros países a desarrollar su futuro profesional como podemos ver aquí y aquí y en cómo cada vez me llegan más ofertas de trabajo en el extranjero con ventajosas condiciones por diferentes medios; la segunda razón es que el sistema sanitario está ofreciendo una excelente formación postgrado (MIR, EIR, FIR, BIR, QIR…) pero no da cabida a estos nuevos profesionales formados, o si los da cabida es con condiciones de trabajo precarias. Jornadas largas, contratos cortos (a veces de horas), trato no adecuado por parte del propio sistema y remuneración escasa. es decir si no me tratan bien, me pagan menos que en otros países, me ofrecen contratos por horas y trabajo a destajo…. si no tengo grandes raíces en mi país y me ofrecen contratos mejores en otros países, posiblemente me vaya. España se está convirtiendo en un gran país formador de médicos y enfermeras de calidad que muchos van a trabajar a otros país de la UE.
  2. En un futuro esta salida de profesionales sanitarios junto a  un envejecimiento progresivo de los médicos y enfermeras que trabajan en el sistema público de salud pueden originar a medio-corto plazo una falta de médicos (hay que recordar que se tarda 10 años en formar a un médico y 7 en formar a una enfermera). Si no se toman medidas (mejores contratos, mejor trato y mejor remuneración) para evitar la salida continuada de sanitarios de España, en muy pcoos años tendremos muchas plazas libre y pocos profesionales que las ocupen. Entonces tendremos que importar médicos y muchos de nosotros no nos jubilaremos.

Varias magníficas entradas del blog de Juan Simó explican este proceso de formación elevada de grandes profesionales, salida de los mismos al mercado extranjero y necesidad de contratación de médicos extracomunitarios para intentar mantener esa bolsa de trabajo en precario que es necesaria para el correcto funacionamiento del sistema.

En fin… un problema complejo donde el sistema, mientras tenga ese “petróleo barato”, va a tener poco interés en solucionar.

Ejemplos de precariedad y trato laboral poco adecuado en las redes sociales durante este verano:

 

Haz clic en la imágenes

A nivel personal hemos sufrido en nuestro centro de salud la renuncia de un suplente apalabrado por una baja laboral y la imposibilidad de encontrar otro suplente. Consecuencia: de las 10 semanas de verano ninguna de ellas hemos estado la plantilla completa (de médicos y de enfermeras) y en la mayoría de ellas menos profesionales de los necesarios para mantener una atención con la calidad deseable.