Una app para localizar el Centro de Salud con menor espera «de urgencias» en la Comunidad de Madrid

Mis jefes no dejan de sorprenderme con noticias que aparecen en los medios. O están mal asesorados, o alguna empresa quiere venderles una aplicación con uso muy limitado o no tienen mucha conexión con los profesionales de Atención Primaria (o todo ello a la vez que no es incompatible).

Antes de las navidades se publicó en varios medios que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid iba a poner a disposición de los ciudadanos una aplicación para teléfono móvil que iba a indicar que centro de salud tiene una atención con menos demora en las urgencias de Atención Primaria. Esta noticia me lleva a plantearme algunas preguntas, unas en relación al conocimiento que tienen los gestores de mi institución que hayan decidido invertir dinero público en esta tonatería del funcionamiento de mi trabajo y otras en relación con la escasa utilidad de la herramienta.

Urgencias en Atención Primaria.

Para los compañeros que nunca hayan trabajado en Atención Primaria y que no tienen respeto por el trabajo que se realiza en este nivel asistencial les  tengo que dar la noticia que fuera del hospital también hay vida inteligente. No es raro que en un Centro de Salud y a través de estas visitas de «urgencia» podamos ver alguna isquemia miocárdica, algun ictus, alguna fibrilación auricular o sospechas de tromboss vensoas profundas, estatus epilépticos como verdaderas situaciones de urgencia vital. Algún susto nos dan las paradas cardiacas y nuestro reciclaje continuado en RCP avanzada nos mantiene coordinados y actualizados ante situaciones sanitarias vitales que requieren una toma de decisiones inmediata y que en nuestro nivel asistencial no son frecuentes.

Pero frente a estas escasas situaciones de urgencia, las mayoría de las «urgencias de atención primaria» son situaciones que objetivamente no requieren una acción urgente ya que no está en peligro la vida o la salud de la persona y perfectamente podrían ser demorables a una atención habitaul en la consulta. Es cierto que personalmente considero que el dolor que limita la actividad habitual de cualquier origen y sobre el cual se han tomado analgésicos en domicilio y que no cede, aunque la causda del dolor sea banal, personalmente creo que es una situación que debe ser atendida sin demora.

Aún así las situaciones de urgencia en atención primaria más usuales son precesos no graves y que por diferentes situciones (normalemente organizativas) el paciente decide que debe ser atendido sin demora (ya que estoy aquí que me vea un médico).

Una cosa está clara, una verdadera urgencia en cualquier nivel asistencial, debe ser atendida como tal de forma inmediata y demorando en el tiempo cualquier otra actividad que pueda ser demorable.

Existen varios modelos organizativos de la atención a pacientes sin cita previa (que son la mayoría de las «urgencias») dependiendo de los Centros de Salud. Hace años (los que ya ni peinamos canas lo hemos conocido). Desde que cada profesionale atienda sus «sin cita» durante toda la jornada laboral y se repartan (de forma equitativa diaria o semanal) los pacientes «sin cita» del turno contrario, hastq eu exista un médico que se dedique a la atención de pacientes «sin cita» cada día con limitación de su agenda y cada< uno de los dos modelos con diferentes tramos horarios.

Cada una de las opciones para intentar dar solución a la atención de pacientes «sin cita» que normalmente es una mala gestión de la atención «a demanda» normalmente por escasez de huecos de asistencia, normalmente por plantillas escasas o mal dimensionadas….tiene sus ventajas e inconveniente.  El exceso de la demanda se atiende «sí o sí» con calzador en las agendas profesionales a través de la figura de los «sin cita» mal llamados «urgencias».

 

Una app para las urgencias.

Mire usted, señor gestor que cree que la idea de la app es la soución, si un ciudadno tiene un proceso urgente de salud cualquier profesional de este sistema sanitario que usted gestiona, independientemente de su categoría profesional y su nivel asistencial se va a dejar el alma y el zueco para atender a  una situación urgente de verdad. Para ello no nos hacen falta ni «apepés» ni «apepós» como duría mi abuela, He visito celadores, enfermeras y médicos, dejar de hacer cualquier cosa que estuvieran haciendo, poner en peligro su equilibrio con derrapes de zueco imposibles tanto en las urgencias del hospital, como en las urgencias extrahospitalarias como en la atención urgente en un centro de salud.

Por lo tanto si es una urgencia no necesitamos aplicación.

Por otro lado… ¿vamos a dar facilidades a los usuarios que por motivos no sanitarios prefieren no esperar a su atención sanitaria habitual por parte de su médico de familia y acudir «sin cita» siendo una sobrecarga para el sistema?… ¿vamos a favorecer la anormalidad y detrimento de la normalidad?. Para esto volvamos al sistema que ni siquiera yo he conocido, al sistema de «dar la vez», sin cita previa, sin agenda, a lo loco.

De esta manera la información que estamos dando a los ciudadanos es…. si hay demora para que le atienda su médico, acuda usted sin cita y es más!!! ponemos a su disposición una app que le va a decir en qué centro de salud le atienden antes.

Pero ¿cómo va a saber la app la demora en la asistencia?. ¿Saben ustedes que no hay agendas específicas para urgencia y que los pacientes sin cita previa se atienden en huecos de tiempo forzados en la agenda del profesional sanitario?.

Además cada profesional gestionamos nuestros «sin cita» de forma diferente. En mi caso valoro la «urgencia» en cuanto parece en mi agenda anoto en la historia clínica del paciente la sistencia ofrecida (normalmente una o dos preguntas de historia clínica) y una exploración somera de sus funciones vitales a través de inspección visual. Si no es una «urgencia» sino una asistencia «sin cita» por cualquier motivo, informo al paciente que será atendido sin demora cuando todos los paciente que hayan tenido cita previa hayan sido atendidos.

Normalmente mi agenda está llena por lo que una «urgencia» no urgente  puede llegar a las 9:00 a.m. y ser atendida de forma definitiva en la consulta a las 14:30 p.m…. Normalmente esas «urgencias-que-me-tienen-que-ver-ahora-mismo» no aguantan esperando ni media hora en cuanto conocen mis normas del juego.

Según mi forma de actuación clínica ¿como una app va a determinar la demora que tengo real de urgencia? (entro una primera vez en la historia clínica y una segunda que suele ser la definitiva y que en muchas ocasiones se resume en la frase «el paciente no se encuentra en la sala de espera»).

 

Conclusiones.

  1. Las urgencias se atienden de forma inmediata en cualquier nivel asistencial.
  2. Si necesito una aplicación para saber donde voy a esperar menos… probablemente mi situación no sea una «urgencia».
  3. Si facilitamos la asistencia a las solicitudes de asistencia rápida sin cita previa en detrimento de los pacientes que se han citado por vía habitual, estamos siendo injustos desde el punto de vista de la bioética.
  4. Aún asumiento todo lo previo ¿cómo va a determinar el tiempo de asistencia de una actividad no programada y que depende de la gestión interna de los diferentes centros de salud una aplicación que solo tiene acceso a las agendas profesionales?. Incluso… suponiendo que lo pudiera hacer ¿cómo se calcularía la decisión humana final por parte del profesionalmédico de asistencia demorada de las «no urgencias» a los huecos libres, si hubiere, en las agendas?,
  5. Lo triste es que mi propia empresa genera herramientas que pueden entrar en conflictos con principios bioéticos y de una eficacia muy limitada (por no decir nula) desde el punto de vista de la propia funcionalidad de la aplicación.
  6. ¿Nos pueden decir cuánto dinero público ha costado o va a costar esta genialidad surgida de la materia gris de algún gestor iluminado y cegado por la luz de la tecnificación móvil de la salud digital entendida de manera errónea?